Beneficios de operar con Fondos Comunes de Inversión

  • Administración profesional

    Administración Profesional

    La administración del portafolio está a cargo de un equipo de especialistas en finanzas.

  • Diversificacion

    Diversificación

    Un excelente instrumento para diversificar el riesgo de tu cartera.

  • Liquidez

    Liquidez

    Te permite rescatar y contar con los fondos en 24, 48 o 72 horas según el fondo.

  • Simplicidad

    Simplicidad

    Operá con fondos desde la plataforma web.

Preguntas frecuentes

El primer requisito para operar FCIs es tener una Cuenta Comitente en Portfolio Personal. Si aún no la posees, aquí podés ABRIR CUENTA.

Todos nuestros clientes pueden operar por 3 canales:
1. A través de la Plataforma Web
2. Enviando órdenes por e-mail
3. Por teléfono

Operatoria web
Desde la Plataforma de Trading - y cargando tu usuario y contraseña - podés ingresar órdenes de suscripción y rescate de FCIs desde la opción OPERAR -> FCIS.

Operatoria por teléfono
Durante los días hábiles y en el horario de operación del mercado, podrás contactarnos por teléfono para solicitarnos una operación llamando al número 0800 345 7599.

Nota: Monto mímino de inversión de $ 1.000.
Un Fondo Común de Inversión es un vehículo financiero que permite a un grupo de personas con objetivos de inversión similares disponer de una administración profesional que se ocupa de analizar la mejor forma de alcanzar esos objetivos, y llevar a la práctica las estrategias necesarias para lograrlo, custodiando a la vez los activos en los que se invierte. El patrimonio de estos instrumentos financieros puede estar integrado por: valores mobiliarios con oferta pública (bonos, acciones, obligaciones negociables, cedears, etc), metales preciosos, divisas, contratos de futuros y opciones, instrumentos emitidos por entidades financieras y dinero.
La rentabilidad esperada depende del objetivo de inversión del fondo (lo que a su vez determinará los activos en los que invertirá). De hecho, el valor del patrimonio de un FCI varía diariamente, puesto que depende del precio de mercado de los activos financieros en los que invierte.
La inversión en FCI podría traer aparejados ciertos riesgos para el inversor, asociados a diversos factores, entre ellos, la política de inversión del FCI definida en el Reglamento de Gestión, y lógicamente los riesgos relacionados al comportamiento en el tiempo de los activos que integran su patrimonio.

No obstante, muchas veces la diversificación de las carteras que permite la estructura de los FCI, es un punto a favor que lleva a que el riesgo pueda ser controlado de alguna manera. En este escenario, lo primero que debiera tener en cuenta el inversor es su grado de aversión al riesgo y, de acuerdo a eso, seleccionar el tipo de FCI que se encuentre acorde a sus preferencias y expectativas.
En este punto, sumamos una evaluación de la Cámara Argentina de FCI http://www.fondosargentina.org.ar/scripts/cfn_Evaluacion.html que permitirá que el inversor sepa cuánto conoce de FCI para tomar la mejor decisión.
Llamamos cuotaparte a la unidad de inversión en un FCI. El valor de cuotaparte se calcula todos los días operativos, dividiendo el patrimonio total del FCI por el número de cuotapartes en circulación. A la hora de realizar, suscripciones y rescates se valúa el patrimonio neto del fondo utilizando los precios promedio al cierre del día en que se realicen dichas operaciones.
Los Fondos Comunes de Inversión no son sociedades ni personas jurídicas. Estos tienen un patrimonio que se forma con los aportes que realizan los inversores, suscribiendo “cuotapartes” y convirtiéndose en “cuotapartistas” del mismo. Mientras que en el manejo de su patrimonio intervienen dos entidades independientes llamadas Sociedad Gerente y Sociedad Depositaria. La primera es la que administra el patrimonio del fondo en nombre de los inversores, toma las decisiones de inversión coloca las cuotapartes y calcula su valor. La Sociedad Gerente también representa los intereses de los cuotapartistas, lleva la contabilidad del FCI, realiza todas las publicaciones exigidas legalmente y cumple con los requerimientos de información que solicite la CNV.

La Sociedad Depositaria, por otro lado, custodia los activos que componen el fondo y funciona como colocadora de estos instrumentos. Sus principales funciones son percibir el importe de las suscripciones, pagar las inversiones, cobrar rentas, dividendos y amortizaciones, pagar rescates y controlar el balance de gestión. En la práctica, la mayoría de las Sociedades Depositarias son además entidades financieras autorizadas por el BCRA.

De esta manera, los inversores se aseguran un doble control sobre el accionar del FCI dado que cuentan con la responsabilidad de la Sociedad Gerente en la concertación de las operaciones y con el control de la Sociedad Depositaria
La relación entre la Sociedad Gerente, la Depositaria y los inversores está normada por el Reglamento de Gestión de cada FCI que debe ser aprobado por la Comisión Nacional de Valores.

Dicho reglamento establece en qué activos va a invertir el FCI, el porcentaje máximo anual que se cobrará en concepto de honorarios, el porcentaje anual máximo que afrontará el FCI en concepto de gastos generales, las comisiones de suscripción y rescate, el procedimiento que se aplicará para que los inversores inviertan y retiren su dinero, los objetivos de inversión cartera, y los límites a las inversiones por tipo de activo. También las normas y plazo la suscripción y el rescate de las cuotapartes, los procedimientos para modificar el reglamento de gestión, las causas y normas de liquidación del fondo, la distribución de los beneficios entre los copropietarios y todo lo relativo al funcionamiento del FCI. Los FCI pueden también contar con un prospecto, además del Reglamento de Gestión mencionado. Dicho reglamento de gestión (y/o prospecto, en su caso) debe estar aprobado por la CNV.
Según la definición de la misma CNV, existen Fondos Abiertos y Cerrados. Los primeros son aquellos cuya cantidad de cuotapartes en circulación puede aumentar o disminuir a lo largo de su vida, dependiendo de la cantidad de cuotapartes que se emitan para atender las solicitudes de suscripción o se den de baja para atender las solicitudes de rescate. El valor de cada cuotaparte se calcula en base al valor de la cartera que constituye el fondo.

Mientras que los Fondos Cerrados se constituyen con una cantidad fija máxima de cuotapartes que se emiten en la etapa de colocación y que luego no puede aumentar o disminuir hasta la disolución del fondo o la finalización del plan de inversiones determinado en su Reglamento de Gestión. En este tipo de fondos el valor de cada cuotaparte depende no sólo del valor de la cartera que constituye el fondo, sino del precio de mercado que surge de la relación entre la oferta y la demanda.
En principio, podemos clasificar a los FCI por el objetivo de inversión (que determina el tipo de activos que componen la cartera) y por los atributos anexos: la moneda del fondo, la región donde invierten y el horizonte de inversión. Podemos así distinguir:

Fondos de Liquidez (conocidos, como Money Markets): Apuntan a una inversión muy conservadora y de corto plazo, con liquidez inmediata y bajo riesgo de mercado. Suelen estar compuesto por inversiones a tasa de bajo riesgo, como plazos fijos, letras y bonos cortos, entre otros instrumentos. La ventaja de este tipo de fondos es que aseguran una renta superior a una caja de ahorro, y en ocasiones a la de plazo fijo, combinado con la posibilidad de la liquidez inmediata ya mencionada.

Fondos de Renta Fija: Son Fondos que invierten principalmente en títulos de deuda pública y/o privada (títulos públicos, obligaciones negociables, etc.). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión puede ser corto, mediano, largo o flexible, dependiendo de las estrategias de inversión establecidas. Su riesgo de mercado es moderado y se consideran de menor nivel de riesgo que los de acciones, con un rendimiento que se verá afectado por la evolución de la tasa de interés y del riesgo país.

Fondos de Renta Variable: Fondos que invierten principalmente en acciones. Unos invierten en acciones listadas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, otros lo hacen en otros mercados de Latinoamérica (especialmente, Mercosur), Estados Unidos o Europa (a través de inversiones directas, o CEDEAR´s). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión es, por tratarse de Fondos que invierten en acciones, largo. Mientras que su riesgo de mercado se lo suele identificar como alto.

Fondos de Renta Mixta: Como su nombre lo indica, se trata de Fondos a través de los cuales se puede invertir en una combinación de acciones y títulos de deuda. La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión dependerá de las estrategias de inversión establecidas. Riesgo intermedio, por su naturaleza, al de los mencionados arriba.
La CAFCI -Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión- es una Asociación Civil creada por las Sociedades Gerentes de FCI, cuya misión es difundir y afianzar el conocimiento sobre los FCI, preservar la integridad de la industria y salvaguardar la confianza de los inversores. Sus objetivos divulgar información sobre la industria y educar sobre los FCI, representar, proteger los intereses y brindar servicios a sus Gerentes asociadas.

La CNV incluso ha delegado en la CAFCI el mantenimiento y control del Registro de Idóneos habilitados para la colocación de cuotapartes de FCI. La CAFCI debe mantener actualizado el Registro de Idóneos, y asegurar el acceso continuo de la CNV al mismo.
En la Argentina, los Fondos nacieron en 1961, regulados por la Ley 15885, que fue reemplazada por la Ley 24083 vigente en la actualidad, y los decretos 174/93 y 194/98; la Resolución general 290 de la Comisión Nacional de Valores y otras resoluciones de la Comisión Nacional de Valores (291; 299; 307; 308). Cambios que brindaron una mayor flexibilidad a la administración de fondos. Se puede acceder al marco legal regulatorio y aplicable en la web de la Comisión Nacional de Valores (www.cnv.gov.ar). También se podrá obtener desde allí en detalle las distintas sociedades gerentes y depositarias, como el listado de los FCI bajo administración y custodia.
Sobre el tratamiento impositivo del activo, recomendamos dirigirse a las páginas de la Comisión Nacional de Valores y las entidades de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, entre otras. También sugerimos consultar con su asesor contable.
  • Seguinos